Visita Salamanca con un guía oficial. Los guías turísticos somos el mejor medio para conocer una ciudad. Visitas diurnas y nocturnas. Visita monumental y recorridos temáticos: ruta literaria, ruta de leyendas, ruta universitaria, ruta de tapas... Descubre la magia de una ciudad única declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
DESCUBRE LA MAGIA...


viernes, 31 de mayo de 2013

RECETA DE MILHOJAS DE FRESAS Y QUESO CON ALMENDRAS

"El descubrimiento de un nuevo plato hace más por la felicidad humana que el de una estrella"
(Brillat-Savarin)

La receta del finde...

Esta no es una receta típica de Salamanca, pero es la primera que voy a hacer con productos de Salamanca.
A finales de mayo o primeros de junio comienzan a llegar las fresas de la sierra. Tienen un sabor muy rico, aunque el aspecto no es tan bonito porque generalmente tienen un color más rosado, y no el color rojo de las fresas y fresones que habitualmente nos llegan de Huelva. Por eso hay gente que no le gusta comprarlas, y en algunas fruterías de Salamanca no las encuentras. ¡Es una pena! Porque son de aquí, tienen muy buen sabor y llegan a nuestros mercados cuando ya la temporada de fresas está terminando.
Yo he conseguido unas poquitas y con ellas he hecho este milhojas. La receta es una adaptación de la revista Aptc. Aquella llevaba miel por encima, pero a mí no me gusta, así que he cambiado por un coulis de fresones.

Ingredientes:
.- 5-6 fresas por cada milhojas
.- 400 gr. de queso fresco suave
.- Almendra granillo
.- Unas gotas de aceite de oliva
.- 2 cucharaditas de azúcar
.- 4-5 fresones
.- Un chorro de limón

Milhojas de queso y fresas con almendras y coulis de fresones

Preparación:

.- Lavamos los fresones y después quitamos el rabito verde (dicen que así no pierden sabor) Las partimos en trozos y las ponemos en una cazuela con una cucharadita de azúcar y un chorro de limón. Las dejamos cocer 5 minutos. Retiramos, dejamos enfriar, trituramos y reservamos.
.- Lavamos las fresas igual que los fresones y las partimos en láminas finas, las ponemos en un bol con una cucharada de azúcar, mezclamos bien y dejamos macerar al menos un par de horas.
.- En una sartén ponemos unas gotas de aceite y cuando esté templado añadimos la almendra granillo, dejamos hasta que se doren sin dejar de mover para que no se quemen. Dejamos enfriar y reservamos.
.- Para hacer más fácilmente el milhojas, vamos a montarlo con un aro de montaje. Para facilitar el trabajo, ponemos el aro sobre el queso y presionamos, de tal forma que nos va a quedar un cilindro de queso. Así podemos ir cortando capas de queso fácilmente con la forma de aro. Yo no las he cortado iguales, unas son más gruesas que otras.
.- Colocamos el aro en el plato en el que vamos a servir el milhojas. Ponemos una capa de queso, encima una capa de las fresas laminadas que tenemos maceradas, otra de queso, otra de fresas... y así hasta completar el tamaño deseado. Yo he hecho el milhojas justo del tamaño del aro.
.- Retiramos el aro de montaje con cuidado. Yo lo he colocado en la parte izquierda de la plato, por tanto he puesto el coulis de fresones en la parte derecha.
.- Adornamos con la almendra por encima del milhojas, del coulis, y repartimos algunos granillos por el plato. y... ¡Listo para comer!

Notas:
.- Yo suelo utilizar poca cantidad de azúcar. Si os gusta más dulce añadir más, tanto a las fresas como al coulis. Con el azúcar que he puesto queda un poquito ácido, a mí me gusta así.
.- Las fresas se pueden dejar varias horas, cuanto más tiempo se dejen macerando más líquido soltarán. Yo lo voy añadiendo también al milhojas con las fresas.
.- Extender bien las fresas sobre el queso para que  no quede más alto de unos lados que de otros.
.- El coulis suele dejarse cocer bastante más tiempo del que lo he tenido yo, pero para mí gusto queda muy bien así.
.- Para el coulis he utilizado fresones que tengo siempre congelados para este tipo de recetas. Así puedo disponer de ellos todo el año. Para congelar las fresas o los fresones, se lavan bien, se quita el rabito después. Esperamos un poquito a que escurra el agua de lavarlas y las colocamos separadas en una bandeja. Metemos al congelador y cuando estén congeladas se meten en una bolsa o un recipiente apto para congelación. Se pueden guardar así varios meses. Para hacer el coulis no hace falta descongelarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario