Visita Salamanca con un guía oficial. Los guías turísticos somos el mejor medio para conocer una ciudad. Visitas diurnas y nocturnas. Visita monumental y recorridos temáticos: ruta literaria, ruta de leyendas, ruta universitaria, ruta de tapas... Descubre la magia de una ciudad única declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
DESCUBRE LA MAGIA...


lunes, 3 de junio de 2013

FIESTA DEL CORPUS EN LA ALBERCA

"Tres jueves hay en el año que relumbran más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Asunción"

Así reza un refrán apenas conocido ya por la gente más joven, que además hoy se preguntarían por qué hablamos de jueves cuando el Corpus se celebra el domingo. Hace años que dejó de celebrarse el jueves, excepto en Toledo. Se celebra quince días después de la Pascua de Pentecostés, coincidiendo en domingo. Hasta ahora siempre había trabajado este domingo y no había podido acudir a la celebración, pero este año por primera vez en muchos años no he tenido trabajo el domingo de Corpus (cosas de la crisis...), así que he pasado la mañana allí, he hecho muchísimas fotos y me ha costado mucho elegir las que voy a poner. También he realizado un vídeo del momento del ofertorio.
En muchos pueblos y ciudades la fiesta del Corpus tiene una gran importancia y se celebran misas, procesiones, rosarios... En Béjar después de la misa se pueden ver a los hombres de musgo, una curiosa celebración de la que hablaremos en otra ocasión.
La Alberca vive esta fiesta con la misma tradición que hace siglos. Todos participan en la fiesta. Adornan sus balcones con sábanas, manteles, bordados... Aunque mejor deberíamos decir que "pulen" sus balcones. Así es como los habitantes de este bonito pueblo dicen. Y a todos les gusta tener sus balcones bien pulidos. Se nota que sienten y viven estas tradiciones, hemos visto bebés vestidos con los trajes típicos llevados en brazos por sus padres al ofertorio.
Comienza con la misa a las doce de la mañana. Antes, dos tamborileros han recorrido el pueblo tocando sus tambores y flautas para avisar a la gente.

Tamborileros recorriendo La Alberca avisando a todos que va a comenzar la misa

Después de la misa, que se celebró a las doce, comienza la procesión, recorre varias calles del pueblo parando en los cinco altares que se han colocado. Los altares se quitan nada más pasar la procesión, pero no sucede los mismo con los balcones que continúan pulidos el resto de la jornada.
En la foto siguiente vemos el primer altar, situado en la Plaza Mayor, en torno a la cruz y la fuente. Se ven los balcones pulidos con las sábanas, colchas y telas bordadas. En el suelo tomillo en flor, son flores moradas, muy bonitas; desprende un olor estupendo que inunda todo el pueblo.

Primer altar: situado en la Plaza Mayor

El primero es el de la Plaza Mayor, junto a la cruz, el segundo a la entrada del pueblo, los otros dos se encuentran en calles cercanas a la Plaza Mayor y el quinto y último altar está en el atrio de la iglesia. Allí se celebra el ofertorio. En cada altar, el sacerdote bendice a todos y los niños que han hecho la comunión ese año arrojan pétalos de rosa sobre la custodia.
Este es el segundo altar, situado a la entrada del pueblo, junto a los restos del Monasterio de Santa María de Gracia.

Segundo altar, situado a la entrada del pueblo

Las autoridades se encargan de llevar bajo palio la custodia con el cuerpo de Cristo hasta el primer altar en la Plaza Mayor, allí serán sustituidos por la Hermandad del Santísimo. Los tamborileros abren la procesión seguidos de los estandartes de todas las cofradías, después el sacerdote y la custodia bajo palio, detrás toda la comitiva: el abad y los mayordomos vestidos con la capa charra al igual que la corporación municipal. Las familias de los miembros de la hermandad van ataviados con los trajes típicos. El recorrido y la ceremonia es prácticamente la misma desde hace siglos.
En esta foto vemos un detalle de los bordados albercanos. No veremos figuras humanas, pero sí aves y otros animales. Tienen un collar en el cuello para representar solo el espíritu y no el cuerpo. De sus patas, boca y colas salen ramas con hojas y flores. Tengo pendiente un post sobre estos bordados, porque casi nada es casual, todo tiene una simbología.

Detalle bordados albercanos en el segundo altar

En el año 2011, por primera vez fue abadesa una mujer en esta procesión. No debemos olvidar que las cofradías eran exclusivamente para hombres, hasta muy avanzado el siglo XX no podían pertenecer mujeres, y cuando comenzó a admitirlas su participación era mínima y, desde luego, no podían ostentar ningún cargo.
Este es el tercer altar, más sencillo que el primero y el segundo. Aquí todo el suelo está cubierto de tomillo.

Tercer altar

Esta foto es de una de las casas pulidas. Hemos visto algunas casas que tenían sus sábanas blancas, pero en lugar de colocar encima los bordados, ponían una tela de seda o raso en color negro. Así lo hacen aquellos que están de luto. Podéis verlo en la foto siguiente en la parte izquierda.

Casa pulidas en la Plaza Mayor. Tela negra sobre la sábana blanca durante el luto

Podéis ver el ofertorio pinchando aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario