Visita Salamanca con un guía oficial. Los guías turísticos somos el mejor medio para conocer una ciudad. Visitas diurnas y nocturnas. Visita monumental y recorridos temáticos: ruta literaria, ruta de leyendas, ruta universitaria, ruta de tapas... Descubre la magia de una ciudad única declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
DESCUBRE LA MAGIA...


miércoles, 3 de abril de 2013

LA CASA DE LA MANCEBÍA

Se acabó la Semana Santa, y dentro de unos días celebramos el lunes de aguas, quizá la tradición más arraigada en Salamanca. Es una semana después de Resurrección, el segundo lunes de Pascua, que este año es el ocho de abril. A partir de mediodía cierra casi todo en Salamanca: instituciones, bancos, los monumentos excepto el convento de los dominicos, tiendas... excepto esas que podéis imaginar... Supongo lo extrañados que se quedaran los turistas cuando se encuentren con todo cerrado.
Realmente no es una fiesta oficial, es una tradición que contemplan en sus convenios laborales las empresas salmantinas y aquellas que no lo son y quieren seguir esta tradición. 
Es el día de comer el hornazo (receta aquí).
La tradición viene del siglo XV, cuando en Salamanca estudiaba el príncipe Don Juan, hijo pequeño de los Reyes Católicos, Príncipe de Asturias y Señor de Salamanca.
Una de las cosas que hizo en nuestra ciudad fue fundar la casa de la mancebía, una casa de prostitución que se cree estaba al otro lado del puente romano, aunque no llegó a funcionar hasta la época de Felipe II. Un médico se encargaba de visitar la casa para comprobar si alguna estaba enferma, en cuyo caso la mandaba al hospital y no podía trabajar bajo pena de cien azotes.
Si la casa hubiera llegado a funcionar cuando el príncipe estudiaba en Salamanca quizá no hubiera muerto tan joven y seguramente no habría muerto en Salamanca. La leyenda dice que murió de amor...

Escultura del príncipe Don Juan en la Plaza Peñuelas de San Blas. (Bronce y granito) Agustín Casillas

Bueno, el caso es que al llegar la Cuaresma las prostitutas no podían trabajar, y para que no hubiera "peligro de tentaciones" las echaban de la ciudad. Regresaban el lunes de aguas, teniendo que venir a la Catedral a cumplir con Pascua y a partir de ese momento volvían al trabajo. Cruzaban el río en barcas acompañadas de los estudiantes que habían bajado a buscarlas y regresaban con ellas a la casa de la mancebía porque ya podían volver a trabajar.
Debía ser un espectáculo ver las barcas con las prostitutas y los estudiantes, así que la gente de Salamanca dejaba de trabajar a mediodía y se iban a pasar la tarde a los lados del río, y ese día comían  el hornazo. De ahí nos ha quedado esta tradición tan arraigada del lunes de aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario